sábado, 1 de agosto de 2009

PARAISOS FISCALES

Por definición, un paraíso fiscal es un territorio o estado que se caracteriza por aplicar un régimen tributario especialmente favorable a empresas y ciudadanos no residentes, que se domicilien a efectos legales en el mismo. Por lo general, estas ventajas consisten en la exención total o reducción significativa del pago de los principales impuestos.


No existe un paraíso fiscal estándar. Se puede distinguir entre paraísos fiscales “puros” y países que instauraron regímenes fiscales preferenciales que son altamente nocivos. Los paraísos fiscales “puros” refieren a la clásica imagen de la isla tropical offshore que alberga a numerosas ”empresas de buzón” (“brass plate companies” o “mailbox companies”).


En general, su principal fuente de ingresos radica en brindar asistencia en la elusión o evasión impositivas; ejemplos de ellas son las Bahamas, las Islas Caimanes y Bermuda. El segundo grupo consiste de países con economías diversificadas y sistemas fiscales normales pero con ciertas excepciones –con frecuencia diseñadas deliberadamente para ciertos tipos de actividades corporativas que pueden ser empleadas por multinacionales para reducir considerablemente su carga impositiva total. Los Países Bajos son claramente un paraíso fiscal de este segundo tipo.


Es en 1998 cuando la OCDE (“Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico”) especifica los criterios que debe reunir un país o territorio para que sea calificado como paraíso fiscal y estos criterios son:


a) Ausencia de impuestos o impuestos meramente nominales para las rentas generadas por las actividades económicas.


b) Carencia de intercambio efectivo de información en base a una legislación y prácticas administrativas que permite a las empresas y particulares beneficiarse de normas basadas en el secreto frente a la fiscalización de las autoridades, que impiden el intercambio de información de sus contribuyentes con otros países.


c) La falta de transparencia en la aplicación de las normas administrativas o legislativas.


d) La no exigencia de actividad real a particulares o a empresas domiciliadas en esa jurisdicción fiscal, por el hecho de que sólo quieren atraer inversiones que acuden a esos lugares por razones simplemente tributarias.


Sin embargo, ante las presiones de la Administración americana, en julio de 2001 el Comité de Asuntos Fiscales de la OCDE, órgano encargado de realizar el seguimiento de las jurisdicciones identificadas como paraísos fiscales, alcanzó un compromiso por el cual estos lugares no serían sancionados por su régimen tributario propiamente dicho, sino por su grado de cooperación en la transparencia e intercambio de información con otros países.


Actualmente esto supone en la práctica una corrección clara de la definición de paraíso fiscal, que a partir de ahora está más ligada a su grado de cooperación que a su régimen tributario.


Principalmente los paraísos fiscales son utilizados por personas que poseen un gran capital y desean diversificarlo en una moneda más dura, o bien desean disminuir o eliminar la carga fiscal. Estos territorios reciben un capital que busca la máxima rentabilidad al amparo de una serie de factores que les caracterizan.


Los paraísos fiscales constituyen un problema global y perjudican los intereses de los países pobres en cuatro formas principales:


· Cuentas bancarias secretas y fideicomisos offshore en paraísos fiscales brindan a elites adineradas y empresas los medios para eludir sus obligaciones impositivas.


· La habilidad de las multinacionales para reducir considerablemente su carga impositiva –girando capitales a través de empresas de buzón en paraísos fiscales- les otorga injustas ventajas competitivas respecto de sus (habitualmente más pequeños) competidores en países en desarrollo.


· El secreto bancario y los fideicomisos offshore ofrecidos por instituciones financieras en paraísos fiscales posibilitan el blanqueo de dinero producto de la corrupción política, la venta ilegal de armas y otros delitos.


· Los paraísos fiscales han contribuido a la creciente incidencia de las crisis financieras, que pueden destrozar las bases del sustento de los habitantes de países pobres.


Los estados que están perdiendo grandes sumas en impuestos por las elusiones tributarias que las empresas privadas realizan en estos países nocivos fiscalmente se están poniendo en marcha para ponerle freno estos llamados paraísos fiscales.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Cual es tu opinión?

Por favor, deja tu nombre. Gracias.

No escribas con "Mayúsculas", por regla de cortesía, en el ciber mundo connotan exigencia y mala educación.

Publicar un comentario

MAPA